La vida nos concede a cada uno de nosotros unos escasos momentos de pura felicidad

La vida nos concede a cada uno de nosotros unos escasos momentos de pura felicidad. A veces son sólo días o semanas. A veces años. Todo depende de nuestra fortuna. El recuerdo de esos momentos nos acompaña para siempre y se transforma en un país de la memoria al que tratamos de regresar durante el resto de nuestra vida…

Era diciembre. La Navidad estaba a las puertas y nosotros hicimos uno de los viajes más bonitos que se pueden hacer cuando tienes hijos…

img_0314

Tuvimos que levantarnos a las 4 a.m. para llegar a tiempo y coger el vuelo que nos dejaría en el aeropuerto de Orly, pero este terrible madrugón no importó nada. La ilusión y felicidad reflejados en los ojos de María compensó todo el sueño pendiente que teníamos.

Cuando aterrizamos, el día se presentó soleado y frío. No importaba, íbamos preparados para el frío de París en Diciembre. Ropa térmica, plumas calentitos y por supuesto mis botas UGG, un descubrimiento maravilloso para las frioleras como yo, jamás he tenido los pies tannnn calientes como con estas botas. Así que ya sólo nos quedaba disfrutar!

Fue un acierto elegir el hotel Disneyland. Situado a la entrada del parque, te ahorra muchísimo tiempo en coger el autobús que te lleva desde el resto de hoteles situados en la periferia del parque. Y eso a la hora de volver por la noche, muertos de cansancio y de hambre, con un frío  que pela, suma muchos puntos…

img_0334

Una cosa importantísima antes de comenzar a disfrutar del parque, es alquilar una silla para niños, son grandes, ligeras y fáciles de manejar, y como las distancias son tan grandes, a mitad del día agradeceréis, y los peques también, contar con ellas, aunque suponga desembolsar 15e por día…

El parque está dividido en áreas temáticas, lo que lo hace muy fácil recorrerlo. Imprescindible, si vais con niñas ilusionadas de ver a las princesas Disney, la única forma de que disfruten y puedan verlas a casi todas, es reservar para comer o cenar en el restaurante Auberge de Cendrillon, pues de otra forma, tendréis que aguantar una cola milenaria para al final sólo consigan hacerse foto con una de ellas. En cambio en este restaurante, a parte de comer bastante bien en comparación con el resto del parque, durante la comida aparecen las princesas paseándose por las mesas y saludando y haciéndose fotos con los más pequeños.

Otra atracción bastante divertida, es el Wild West Show, un rodeo al más puro estilo americano, amenizado con los personajes de la Casa de Mickey, y con una cena del wild west total!

img_0313

Y dependiendo de la estación del año en que vayáis, Disneyland estará ambientado de una forma y otra. Como nosotros fuimos casi en fechas navideñas, todas las carrozas, desfiles y espectáculos estaban impregnados del ambiente navideño. Así como las actuaciones que realizan al final de la tarde, dependerán de la película que se acabe de estrenar en cines. Nosotros coincidimos con Frozen…imaginaos…

img_0312

Feliz domingo…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s